viernes, 12 de agosto de 2011

Campamento de verano.

Vas a un campamento de verano, donde esperas conocer a gente nueva, gente que le guste lo mismo que tú. No es un campamento especial, es un campamento de rock donde a la gente le gusta la música y no puede vivir sin cantar, una guitarra, un bajo, una batería o incluso un ukelele. Conoces a gente increíble, gente que te trata bien, y conoces a una persona que sabes que nunca te va a dejar, que siempre estuvo ahí cuando tenía que ir al baño por la noche, a una verdadera amiga. Conoces a ese amor de verano, y que le sonríes cada vez que le ves. Y cuando te das cuenta, que al día siguiente te vas, quieres coger unas esposas y engancharte junto a los cuarenta chicos a un mástil donde no te puedas ir jamás. Pero hay que volver a la realidad, hay que volver a ese mundo cruel que siempre pensaste que era, tienes que volver a tu vida normal. Sabes que a lo mejor nunca los vas a volver a ver, pero siempre se te quedará ese recuerdo de que fue el mejor campamento de toda tu vida, donde has conocido a grandes personas por toda España, y que los echarás muchísimo de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario